Préstamos con Aval ¡Conoce cuales son las ventajas!

Todo lo que necesitas saber sobre Préstamos con Aval

Al momento de optar por un préstamo, lo ideal es optar por prestamos con aval, ya que se trata de una de las principales exigencias de las entidades financieras. Pero, seguramente te preguntarás ¿Qué es un aval? ¿Cuáles son sus diferentes tipos?

A través de este articulo te vamos a mostrar para qué sirve un aval, los diversos tipos que existen, cuales son los documentos que necesitarás para obtener prestamos con aval y mucho mas.. Así que si estas buscando este tipo de créditos, quédate. Esta información, te aseguro sera de gran interés para ti.

¿Qué es un aval y para qué sirve?

Un aval es la responsabilidad que alguien obtiene de hacer aquello a lo que otro individuo se ha comprometido si se presenta el caso de un incumplimiento. Por ende, podemos decir que los financiamientos con aval son aquellos donde la persona que solicita el préstamo le cede a la entidad financiera que otorga la obligación una persona que sirva como garantía para que si se presenta un impago, esta puede encargarse de llevar a cabo el pago del dinero solicitado.

Por  lo tanto, un aval es una garantía personal, más no real. Esto quiere decir que en este tipo de préstamos con aval existe una persona o tercero que se encarga de cancelar la deuda en caso de que se presente un impago por cualquier motivo. Cuando hablamos de una garantía real, estaríamos hablando por ejemplo, cuando se avala un inmueble.

¿Qué se conoce como un préstamo sin aval?

Aunque la gran mayoría de los bancos exigen un aval al momento de otorgar un financiamiento, existen algunas entidades financieras que no lo requieren. Este tipo de financiamiento se conoce como préstamos sin aval. Para este tipo de caso, no se requiere involucrar a una tercera persona que se haga carga de la obligación del solicitante. Así como tampoco se requiere de la disposición de una propiedad o vivienda que sirva como garantía.

Cuando hablamos de los préstamos sin aval, solo se le exigen a cliente un estudio de su capacidad de pago e historial crediticio.

Prestamos con Aval

Lee sobre: Prestamos MoneyMan ¡Opciones únicas para personas de España!

¿Cuáles son las condiciones que tiene que cumplir un avalista o individuo que te ayudara a obtener uno de los prestamos con aval?

Solvencia

Uno de los elementos más importantes para que una persona pueda ser considerada como un avalista, es que sus ingresos están por encima de sus obligaciones, siendo siempre favorable que no lleve consigo ningún tipo de deuda.

Contar con propiedades que estén libres de carga

Es obvio que la persona que va a servir como aval será una garantía para la entidad financiera, por ende tiene que contar con las menores cargas posibles, de modo a que si se llegara a presentar el caso que el deudor no puede hacer el pago del compromiso, la entidad financiera podrá realizar el cobro a este sin que represente ningún inconveniente.

Ingresos estables

Es de gran relevancia que además que la persona que servirá como aval no cuente con deuda, disponga de buena cantidad de ingresos estables.

Vinculación con la entidad

Esto es algo que los bancos toman mucho en consideración. Si el avalista no tiene algún tipo de relación con la entidad financiera, lo más probable es que sea rechazado como avalista. Sin embargo, existen entidades financieras que no toman en cuenta este tipo de detalles.

¿Cuáles son los tipos de préstamos con aval que existen?

Como ya te hemos comentado en repetidas ocasiones, un avalista es la representación de garantía de pago que da la persona a quien se le otorga la obligación. Sin embargo, siempre han existido las incógnitas con respecto a los tipos de avales que existen, ya que este va a depender mayormente del objetivo que se persiga.

En nuestro caso, como te estamos mostrando los préstamos con aval, te vamos a mencionar dos tipos de avales: el aval personal (el asignado por una persona jurídica o física para que se comprometa a realizar el pago del financiamiento en caso de impago), y el aval económico (aquel que responde a los compromisos correspondidos a entregas pactadas de bienes y dinero).  Dentro de estos dos nos encontramos con estos tipos de garantes:

Aval de nómina

Es una garantía personal de la persona que solicita el préstamo con aval, el cual se encargará de realizar el pago de todas las cuotas del financiamiento. En caso de que se lleva a cabo un impago por parte del prestatario, la entidad acudirá al cobro del financiamiento directamente a la nómina.

No obstante, este tipo de aval no es aceptado por algunas entidades financieras, ya que si se requiere de la solicitud de un aval es porque se comprobó que la situación financiera y económica de la persona que solicita el préstamo no es el apropiado para su aprobación.

Aval personal

Este es el más común, ya que es la garantía que da el prestatario a través de una tercera persona que se hará responsable de la deuda si se presenta el caso del impago.

Aval en derechos reales

Cuando se plantea este caso, la garantía que da la persona que solicita el financiamiento es un bien mueble o inmueble. De tal forma que si se presenta el caso de impago, la deuda puede ser cobrada por el prestamista por medio del activo. Así, hasta que el prestatario no termine de realizar el pago acordado del préstamo con aval, no será recuperada la posesión real del activo concebido como garantía.

¿Cuál es la documentación que tengo que tener para los préstamos con aval?

Cuando una empresa va a solicitar un préstamo tiene que otorgar cierta documentación para que pueda ser evaluada su solicitud. Si una vez finalizado el estudio, la entidad financiera considera que se requiere de avales personales, la empresa tendrá que entregar una determinada documentación del avalista para que se puede conocer su situación.

Estos documentos tienen que demostrar que realmente la persona puede servir como garantía ante la deuda en caso de que no se cumplan los pagos acordados por parte del titular principal. Así, tendrá que presentar ante la entidad financiera los resguardos de sus cuentas bancarias, documentos que certifiquen sus ingresos mensuales (nómina o pensión) y documentos que justifiquen que no cuenta con obligaciones.

Por leer este post te recomendamos: Préstamos personales BBVA – Coche, estudios y construcción

Deja un comentario